.
.

Prensa Curicó

.

Asociaciones de buses entregan declaración pública por término de rebaja de pasajes a escolares y adultos mayores.


Las asociaciones de dueños de buses rurales de las regiones de Valparaíso, O’Higgins y Maule, por este comunicado damos a conocer nuestra posición frente a la implementación del denominado subsidio de rebaja tarifaria a los adultos mayores que ha impulsado el gobierno.

La imposición de este subsidio se hizo en el marco de un acuerdo político que posibilitó la aprobación de la ley de presupuesto para 2020, donde en la glosa presupuestaria que compensa en parte la rebaja de tarifa que se hace a los estudiantes, se

incluyó recursos para bajar la tarifa a adultos mayores en un 50% del precio normal.

Al Ministerio de Transporte se encomendó la puesta en marcha de esta política pública, a contar del 1 de julio de 2020, para lo que debía iniciar negociaciones con los operadores de regiones. Desde marzo de 2020 solicitamos al ministerio reuniones para

tratar el tema, no teníamos respuestas puesto que  argumentaban no tener los montos compensatorios definidos. Sólo a mediados del mes de junio dada nuestra postura negativa

a la implementación de la medida, se pudieron realizar reuniones de trabajo, las que terminaron con un paro de actividades ya que no vimos muestras de disposición a escuchar nuestras demandas.

El 4 de julio se firmó el protocolo de acuerdo para otorgar el beneficio durante el año 2020, donde se estableció que para 2021 se trabajaría en la implementación de tecnología (boletera electrónica), que permitiera pagar por pasajero transportado, de

forma que no siguiera afectando los ingresos de conductores y dueños de buses.

Durante el segundo semestre de este año han existido mesas de trabajo tanto regionales como interregionales, donde se comprobó la existencia de la tecnología  necesaria que permita a cada bus contar con un validador de cédulas de identidad para

adultos mayores, permitiendo así determinar cada peso de tarifa que se rebajó, el que debe ser compensado por el Estado, en el marco de su política pública.

El ministerio adquirió compromisos con la Comisión de Transportes del Senado el día 29 de julio de 2020, donde los senadores pidieron expresamente tener solucionado el

problema y no llegar al 1 de enero de 2021 a tener paralizaciones y no reconocimiento de la rebaja tarifaria, por lo anterior dejamos claro que nuestra voluntad y la de los

parlamentarios fue de trabajar en la solución, sin embargo, el Ministerio de Transportes no ha estado a la altura que las circunstancias requerían.

Como compensación por la rebaja aplicada durante este medio año, el ministerio pagó montos que debían ajustarse con la implementación de tecnología y de acuerdo a

pasajero transportado.

Como transportistas nos interesa aclarar que nunca nos hemos opuesto a la implementación de esta política pública, la que consideramos justa y necesaria para el sector de la población que beneficia. Siempre hemos señalado que no queremos recibir ni

un peso demás, pero tampoco un peso de menos, puesto que los particulares no somos los llamados a subsidiar beneficios del Estado. Nuestro interés siempre ha sido una compensación equivalente a lo que con motivo del beneficio dejamos de percibir, sin embargo, el ministerio hasta hoy mantiene su posición en cuanto a que pagará de acuerdo a estudios de demanda por sectores.

Estimamos que el pago de dicha forma lleva a una ineficiente utilización de recursos públicos, puesto que en algunos casos existirá empresarios que talvez perciban más de lo

que les corresponde y otros se verán fuertemente perjudicados.

Durante el periodo de aplicación de esta medida, pese a la baja demanda producto de la pandemia, hemos constatado importantes mermas en los ingresos por la rebaja de

tarifa a los adultos mayores, las que no están siendo compensadas ni siquiera en un porcentaje moderado.

El hecho de haber anexado la tarifa del adulto mayor a la compensación de un 7% y un 10% que el Estado paga por rebajar la tarifa de los estudiantes medios y superiores

respectivamente, implica necesariamente que durante el año 2021, ninguno de nuestros asociados mantendrá rebaja tarifaria para los estudiantes en los términos actuales, puesto

que ello implicaría infringir la norma y vernos expuestos a las cuantiosas multas establecidas en la ley.

Nuestro interés como transportistas es dejar claro que no estamos pidiendo un monto de dinero para “dejarnos felices“, como se pudiera suponer, lo que requerimos es la implementación de tecnología que permita cuantificar en forma exacta cuánto es lo que el Estado de Chile debe compensar por cada pasajero adulto mayor que se transporta y por cada peso de la tarifa rebajada, ni un peso demás y ni un peso de menos. Con dicha tecnología podremos saber efectivamente lo que se dejó de percibir por el conductor y el dueño de bus, también el monto preciso de compensación que se debe pagar.

Insistimos en que el ministerio de transportes haga bien su trabajo con los recursos públicos. En este caso es el mundo al revés, somos los transportistas quienes instamos por

el buen uso de los recursos de todos los chilenos, ya que hemos sido nosotros quienes hemos ofrecido soluciones reales y justas.

Es muy importante aclarar que el transporte público remunerado de pasajeros con buses rurales en regiones, no es subsidiado por el Estado. La denominada ley de subsidio al transporte, lo que hace en los hechos es determinar una forma de compensación que, “en parte” cubre los menores ingresos que los transportistas perciben con motivo de las rebajas  tarifarias establecidas por ley. De lo anterior fluye que en las circunstancias actuales, es decir, con la forma de compensación que el Estado pretende hacer, resultan arbitrarias e

ilegales las multas que el propio ministerio aplica a los transportistas, quienes no hacen otra cosa que recuperar los montos que dejaron de recibir con cada estudiante o adulto mayor que transportaron por una tarifa menor de la que se cobra.

El mayor problema al día de hoy se presenta por la excesiva centralización de las decisiones en materia de transportes, donde no se permite que las regiones adopten sus

propias políticas en esta área, de haber sido ello posible quizás estos problemas no existirían y en contacto con los gobiernos regionales se hubiese logrado un mejor desarrollo de la

actividad.

Finalmente, a nuestros usuarios adultos mayores, decirles que los transportistas rurales de las regiones mencionadas seguimos trabajando para que puedan tener su beneficio de rebaja tarifaria. Seguiremos instando a las autoridades para que mediante el uso de la tecnología puedan llegar a gratuidad en su transporte, ya sea con aportes de los gobiernos regionales con cargo a recursos de ley espejo, o mediante beneficios que les puedan entregar sus municipios en forma directa.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *